top of page

Respetamos y acreditamos todos los derechos a las fuentes de información

La crisis mundial del capitalismo.

Actualizado: 30 may 2023



Las imágenes aquí mostradas tienen sus derechos de autor y son accesorias para fines informativos del suceso o acontecimiento público aquí presentado. Créditos para National Geografic España. Fotos bombardeo Irpin. Mujer desplazada y Biden en alocución a Ucrania. Foto del soldado ruso es de RT canal ruso.



Por Héctor Fabio Betancourt Taborda.


Aludiendo al último libro el columnista del Financial Times y gurú keynesiano Martín Wolf, parte de la premisa de que el capitalismo y la democracia van como la mano en un guante. Pero está preocupado “Vivimos en una época en la que los fracasos económicos han sacudido la fe en el capitalismo global.


Ahora algunos argumentan que el capitalismo es mejor sin democracia. Otros, afirman que la democracia es mejor sin el capitalismo. Hay que hacer algo, Karl Polangi argumentó que los seres humanos no tolerarían por mucho tiempo vivir bajo un sistema de mercado verdaderamente libre. La experiencia de las últimas cuatro décadas ha reivindicado este punto de vista.



Michael Roberts el economista marxista de la City London sostiene en su polémica con Wolf que la democracia nunca fue el amable regalo de los capitalistas. L a democracia que tenemos ahora tuvo que ser luchada contra la amarga oposición de los poderes fácticos durante siglos, luchada por muchos contra la oposición de unos pocos, la gente tuvo que luchar para acabar con esclavitud y la trata de esclavos, tuvo que luchar por el voto (los cartistas, el derecho de reunión y finalmente para organizar sindicatos: los mártires de Tolpuddle); y por el Estado de derecho (contra las monarquías y las dictaduras). El capitalismo no concedía estas cosas, tenían que ser arrebatadas de las manos del capital, era la lucha de clases, toda la historia anterior es la historia de la lucha de clases que logró incluso estas formas limitadas de democracia que algunos de nosotros en el mundo ahora disfrutamos. La democracia y el capitalismo no van juntos.


De hecho, cuando el capitalismo se convirtió en Imperialismo a finales del siglo XIX no había democracia para los miles de millones en el mundo colonial (sólo represión feroz: Irlanda, India, Vietnam y otros).


Pero solo a través de revoluciones fue como la gente obtuvo derechos de la mano muerta del capital. La guerra de independencia de los Estados Unidos liberó a los colonos del control autocrático del Estado Británico. La revolución francesa, fue sangrienta y finalmente terminó en una dictadura (Napoleón), pero también terminó con la monarquía absoluta, los derechos feudales y estableció alguna forma de asamblea nacional y el Estado de derecho. ¿Habría sucedido eso a través de algún proceso de cambio gradual por parte de comerciantes y capitalistas benévolos?



Los mismos argumentos se pueden aplicar a las revoluciones China y Rusa. Si no hubiera tenido lugar, ¿hubiese existido eventualmente democracia en Rusia o, en cambio, la continuación del Zarismo absolutista o alguna autocracia oligárquica corrupta (como Rusia tiene ahora)? Sin la revolución ¿China habría superado pacíficamente, la ocupación japonesa, el control imperialista extranjero y el caudillismo militar; hacia un gobierno democrático basado en el capitalismo que sacase a los chinos de la pobreza? o requería un estado chino que “aboliera el capitalismo” y planificara la economía para lograrlo? Y porqué todo salió mal, es la economía estúpidos. Por supuesto, no podemos ignorar deliberadamente la otra cara de la moneda capitalista que explicaba el manifiesto. Con la acumulación y el crecimiento capitalista vino la intensa explotación del trabajo humano.


El capitalismo surgió de los modos de producción anteriores, no a través de una expansión benigna de la democracia; sino a través de la destrucción de las tierras comunales y los cercados que obligaron a las personas a realizar trabajo asalariado para el capital y por la represión de los pueblos indígenas imponiéndoles la esclavitud y el sometimiento.


El capitalismo no surgió como un opuesto complementario a la democracia, sino que se construyó sobre la acumulación del capital, facilitada por la esclavitud; la esclavitud velada de los trabajadores asalariados en Europa y que necesitaba para su pedestal, la esclavitud pura y simple en el nuevo mundo…el capital llega chorreando de pies a cabeza, por todos los poros, sangre y suciedad. (Karl Marx el capital.)



Marco internacional.



Viven los pueblos del mundo en general, salvo excepciones históricas una situación política y económicamente hablando de involución, una especie de regreso a un medioevo de la modernidad.


Retomando a Jhon Holloway el trabajo y el mundo del mismo ha sido sometido, desde el último tercio del siglo XX hasta nuestros días, a vaivenes y sacudidas de enorme magnitud: desde el surgimiento del precariado al fomento del autoempleo(autónomos)pasando por la constante laminación de los derechos adquiridos en otros tiempos.


Además, nuevos fenómenos como la robótica, la extinción del fordismo, la deslocalización en un mundo globalizado, el crecimiento desbocado del poder de las multinacionales; están alterando y cambiando radicalmente las condiciones laborales hasta el punto de que cada nueva generación está en peor situación que la anterior desde el punto de vista laboral.


Marco Nacional.


El mundo ya no es el mismo después de la pandemia del Covid19, ésta desnudó las contradicciones y aceleró la crisis del capitalismo global. Hoy es tal la magnitud de la misma que las explosiones sociales


Aparecen por todos los rincones del planeta y el proceso de quiebre institucional, social, político y económico no se puede soslayar.


La historia de la humanidad son los hechos y éstos evidencian con la guerra de Rusia y Ucrania, con las tensiones entre Estados Unidos y China en su reciente guerra comercial y el incremento de las provocaciones diplomáticas y militares entre ambos países por el control geoestratégico de Taiwán (semiconductores y procesadores de chips) aunque diplomáticamente Naciones Unidas reconoce a Taiwán como parte de China continental. Pero, volvamos a los hechos y éstos determinan que el mundo ya no es unipolar aparece en escena un nuevo elemento el multilateralismo o política de bloques: EEUU Y UE y la reciente alianza estratégica entre Rusia, China, Irán, Turquía, India, Arabia Saudita, Brasil y otros, reafirman lo enunciado es una lucha enconada entre capitalistas. Es bueno aclarar que el capitalismo se instaló planetariamente y que el colapso de la otrora URSS, fue una pérdida inmensa para la humanidad que trató de construir otro tipo de sociedades diferentes al excesivo individualismo y a la explotación irracional del trabajo humano. Pero fue una realidad que el socialismo sirvió de detente al bloque capitalista occidental.


Colombia por supuesto no escapa al entramado del complejo de relaciones internacionales del poder de las elites dominantes del mundo. Y nuestra situación en ese marco es de postración económica y alianza estratégica con los Estados Unidos y la Unión Europea. Ello por ende se refleja en el conjunto de las organizaciones sociales y políticas existentes en el país: fragmentación política y dispersión orgánica, un alto nivel de gerontocracia sindical y un desprecio profundo por la teoría y el conocimiento de fronteras.


Referencias artículos autores.

Michael Roberts. A raìz de un artículo con Martín Wolf.

Jhon Holloway.

Karl Kolangi.


99 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page