Respetamos y acreditamos todos los derechos a las fuentes de información

Ucrania: la invasión del capital

PorMichael Roberts.

https://www.elviejotopo.com/topoexpress/ucrania-la-invasion-del-capital/


La semana pasada, los acreedores privados extranjeros de Ucrania aceptaron la petición de este país de congelar los pagos de unos 20.000 millones de dólares de deuda externa durante dos años. Esto permitiría a Ucrania evitar el impago de sus préstamos extranjeros. A diferencia de otras «economías emergentes» agobiadas por la deuda, parece que los tenedores de bonos extranjeros están encantados de ayudar a Ucrania, aunque solo sea durante dos años. La medida ahorrará a Ucrania 6.000 millones de dólares a lo largo del periodo, contribuyendo a reducir la presión sobre las reservas del banco central, que han caído un 28% en lo que va de año, a pesar de la importante ayuda exterior.


No es de extrañar que la economía ucraniana se encuentre en una situación desesperada. Se espera que el PIB real caiga más del 30% en 2022 y la tasa de desempleo sea del 35%. “Estamos agradecidos por el apoyo del sector privado a nuestra propuesta en momentos tan terribles para nuestro país», declaró Yuriy Butsa, Viceministro de Finanzas de Ucrania. «Me gustaría subrayar que el apoyo que hemos recibido durante esta transacción es difícil de subestimar… Seguiremos comprometidos con la comunidad inversora en el futuro y esperamos su participación en la financiación de la reconstrucción de nuestro país tras la victoria de la guerra», dijo Butsa.


Aquí Butsa revela el precio a pagar por esta limitada generosidad por parte de los acreedores extranjeros: la aceleración de la demanda por parte de las corporaciones multinacionales y los gobiernos extranjeros de tomar el control de los recursos de Ucrania y ponerlos bajo el control del capital extranjero sin ninguna restricción o limitación.


En un post anterior expuse el plan de privatización y entrega de los vastos recursos agrícolas de Ucrania a las multinacionales extranjeras. Desde hace varios años, una serie de informes del observatorio económico del Instituto Oakland documentan la adquisición de capital extranjero. Gran parte de lo que sigue procede de estos estudios.


La Ucrania postsoviética, con sus 32 millones de hectáreas cultivables de rico y fértil suelo negro (conocido como «cernozëm»), tiene el equivalente a un tercio de toda la tierra agrícola de la Unión Europea. El «granero de Europa», como se le llama, tiene una producción anual de 64 millones de toneladas de cereales y semillas, y es uno de los mayores productores mundiales de cebada, trigo y aceite de girasol (de este último, Ucrania produce cerca del 30% del total mundial).


Como expliqué en mi anterior post, la adquisición planificada de los recursos de Ucrania provocó en parte el conflicto: la semiguerra civil, el levantamiento del Maidán y la anexión de Crimea por parte de Rusia. Como señaló el Instituto Oakland, para limitar la privatización desenfrenada, en 2001 se impuso una moratoria a la venta de tierras a extranjeros. Desde entonces, la derogación de esta norma ha sido uno de los principales objetivos de las instituciones occidentales.


Ya en 2013, por ejemplo, el Banco Mundial concedió un préstamo de 89 millones de dólares para el desarrollo de un programa de escrituras y títulos de propiedad necesarios para la comercialización de tierras estatales y cooperativas. En palabras de un documento del Banco Mundial de 2019, el objetivo era «acelerar la inversión privada en agricultura». Ese acuerdo, denunciado en su momento por Rusia como una puerta trasera para facilitar la entrada de las multinacionales occidentales, incluye la promoción de «la producción agrícola moderna… incluyendo el uso de la biotecnología», una aparente apertura hacia los cultivos transgénicos en los campos ucranianos.


A pesar de la moratoria sobre la venta de tierras a extranjeros, en 2016 diez empresas agrícolas multinacionales ya habían pasado a controlar 2,8 millones de hectáreas de tierra. Hoy en día, algunas estimaciones hablan de 3,4 millones de hectáreas en manos de empresas extranjeras y empresas ucranianas con fondos extranjeros como accionistas. Otras estimaciones llegan a los 6 millones de hectáreas. La moratoria sobre las ventas, que el Departamento de Estado de EE.UU., el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial habían pedido repetidamente que se levantara, fue finalmente levantada por el gobierno de Zelensky en 2020, antes de un referéndum final sobre la cuestión previsto para 2024.

Ahora, con la guerra en marcha, los gobiernos y las empresas occidentales están intensificando sus planes para incorporar a Ucrania y sus recursos a las economías capitalistas de Occidente. Los días 4 y 5 de julio de 2022, altos funcionarios de Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña, Japón y Corea del Sur se reunieron en Suiza para la llamada «Conferencia sobre la recuperación de Ucrania».


La agenda de la URC se centraba explícitamente en imponer cambios políticos en el país, a saber, «el fortalecimiento de la economía de mercado», «la descentralización, la privatización, la reforma de las empresas estatales, la reforma agraria, la reforma de la administración del Estado» y la «integración euroatlántica». La agenda era en realidad un seguimiento de la Conferencia de Reforma de Ucrania de 2018, que había hecho hincapié en la importancia de privatizar la mayor parte del sector público restante de Ucrania, afirmando que «el objetivo final de la reforma es vender las empresas estatales a los inversores privados», junto con llamamientos a una mayor «privatización, desregulación, reforma energética, reforma fiscal y aduanera». Argumentando que «el gobierno es el mayor poseedor de activos de Ucrania», el informe afirma: «La privatización y la reforma de las empresas públicas deberían haberse llevado a cabo hace mucho tiempo, ya que este sector de la economía ucraniana ha permanecido prácticamente sin cambios desde 1991».


La ironía es que los planes de la URC para 2018 contaron con la oposición de la mayoría de los ucranianos. Una encuesta de opinión pública reveló que solo el 12,4% estaba a favor de la privatización de las empresas estatales, mientras que el 49,9% se oponía. (Otro 12% se mostró indiferente, mientras que el 25,7% no respondió).


Sin embargo, la guerra puede marcar la diferencia. En junio de 2020, el FMI aprobó un programa de préstamos de 18 meses y 5.000 millones de dólares con Ucrania. A cambio, el gobierno ucraniano levantó su moratoria de 19 años sobre la venta de tierras agrícolas de propiedad estatal, tras la fuerte presión de las instituciones financieras internacionales. Olena Borodina, de la Red Ucraniana para el Desarrollo Rural, comentó que «los intereses de la agroindustria y los oligarcas serán los primeros beneficiarios de esta reforma… Esto sólo marginará aún más a los pequeños agricultores y corre el riesgo de separarlos de su recurso más valioso».


Y ahora la URC de julio reiteró sus planes de tomar el control de la economía ucraniana por medio del capital, con la plena aprobación del gobierno de Zelensky. Al final de la reunión, todos los gobiernos e instituciones presentes aprobaron una declaración conjunta denominada Declaración de Lugano. Esta declaración se complementó con un «Plan de Recuperación Nacional», elaborado a su vez por un «Consejo de Recuperación Nacional» creado por el gobierno ucraniano.


El plan preveía una serie de medidas favorables al capital, como la «privatización de empresas no críticas» y la «finalización de la corporativización de las SOE» (empresas estatales), como la venta de la empresa estatal ucraniana de energía nuclear EnergoAtom. Para «atraer el capital privado al sistema bancario», la propuesta también pedía la «privatización de los SOB» (bancos estatales). Con el fin de aumentar «la inversión privada y estimular el espíritu empresarial en todo el país», el Plan de Recuperación Nacional pedía una importante «desregulación» y proponía la creación de «proyectos catalizadores» para desbloquear la inversión privada en sectores prioritarios.


En un llamamiento explícito a la reducción de las protecciones laborales, el documento atacaba las leyes laborales restantes en Ucrania, algunas de las cuales son un legado de la era soviética. El Plan de Recuperación Nacional lamentaba «una legislación laboral obsoleta que da lugar a complicados procesos de contratación y despido, a la regulación de las horas extraordinarias», etc. Como ejemplo de esta supuesta «legislación laboral obsoleta», el plan respaldado por Occidente se quejaba de que los trabajadores ucranianos con un año de experiencia tienen un «plazo de preaviso de despido» de nueve semanas, frente a sólo cuatro semanas en Polonia y Corea del Sur.


En marzo de 2022, el Parlamento ucraniano aprobó una legislación de emergencia que permite a los empresarios suspender los convenios colectivos. Luego, en mayo, aprobó un paquete de reformas permanentes que exime de hecho a la gran mayoría de los trabajadores ucranianos (los de empresas con menos de 200 empleados) de la legislación laboral ucraniana. Los documentos filtrados en 2021 muestran que el gobierno británico instruyó a funcionarios ucranianos sobre cómo convencer a un público recalcitrante para que renunciara a los derechos de los trabajadores y aplicara políticas antisindicales. El material de formación lamentaba que la opinión popular hacia las reformas propuestas fuera mayoritariamente negativa, pero ofrecía estrategias de mensajería para conseguir que los ucranianos las apoyaran.


Mientras que los derechos laborales serán eliminados en la «nueva Ucrania», el Plan de Recuperación Nacional pretende, en cambio, ayudar a las empresas y a los ricos reduciendo los impuestos. El plan se quejaba de que el 40% del PIB ucraniano procedía de los ingresos fiscales, y lo calificaba de «carga fiscal bastante elevada» en comparación con el ejemplo de Corea del Sur. Por ello, el plan aboga por «transformar el servicio fiscal» y «revisar el potencial de disminución de la parte de los ingresos fiscales en el PIB». En nombre de la «integración en la UE y el acceso al mercado», también propuso la «eliminación de los aranceles y las barreras no técnicas no arancelarias para todos los productos ucranianos», al tiempo que pedía «facilitar la atracción de la IED (inversión extranjera directa) para traer a Ucrania a las mayores empresas internacionales», con «incentivos especiales a la inversión» para las empresas extranjeras.


Además del Plan de Recuperación Nacional y de la sesión informativa estratégica, la Conferencia sobre la Recuperación de Ucrania de julio de 2022 presentó un informe elaborado por Economist Impact, una empresa de consultoría empresarial que forma parte del Grupo Economist. El Rastreador de Reformas de Ucrania instó a «aumentar la inversión extranjera directa (IED)» de las empresas internacionales, sin invertir recursos en programas sociales para el pueblo ucraniano. El informe del Rastreador subraya la importancia de desarrollar el sector financiero y pide la «eliminación de las regulaciones excesivas» y de los aranceles. Se pedía una «mayor liberalización de la agricultura» para «atraer la inversión extranjera y fomentar el espíritu empresarial nacional», así como «simplificaciones de los procedimientos» para «facilitar la expansión de las pequeñas y medianas empresas» mediante «la compra e inversión en activos de propiedad estatal», facilitando así «la entrada de los inversores extranjeros en el mercado tras el conflicto».


El Rastreador de la Reforma de Ucrania presentó la guerra como una oportunidad para imponer la adquisición por parte del capital extranjero. «El momento de la posguerra puede representar una oportunidad para completar la difícil reforma agraria ampliando el derecho a adquirir tierras agrícolas a las personas jurídicas, incluidas las extranjeras», dice el informe. «Abrir el camino al capital internacional para la agricultura ucraniana puede aumentar la productividad del sector, impulsando su competitividad en el mercado de la UE», añadió. «Una vez terminada la guerra, el gobierno también tendrá que considerar la posibilidad de reducir sustancialmente la participación de los bancos estatales, privatizando el Privatbank, el mayor banco del país, y el Oshchadbank, que se ocupa de las pensiones y los pagos sociales».


En otros lugares, las políticas a favor del capital ofrecidas por los economistas occidentales semi keynesianos son menos explícitas. En una reciente recopilación del Center for Economic Policy Research (CEPR), varios economistas propusieron políticas macroeconómicas para la Ucrania de la guerra. En este documento, los autores «subrayan desde el principio que la crisis ucraniana no es un contexto para un típico programa de ajuste macroeconómico, es decir, no son las habituales exigencias del FMI de austeridad fiscal y privatización. Pero después de muchas páginas, queda claro que sus propuestas son poco diferentes de las de la URC. Como ellos mismos dicen, «el objetivo debe ser perseguir una amplia y radical desregulación de la actividad económica, evitar los controles de precios, facilitar la adecuación de la mano de obra y el capital, y mejorar la gestión de los activos rusos incautados y otros sancionados».


La toma de posesión de Ucrania por parte del capital (principalmente extranjero) se completará así y Ucrania podrá empezar a pagar sus deudas y proporcionar nuevos beneficios al imperialismo occidental.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo